森林浴 Shinrin-yoku , ¡conecta con el bosque!

Tuve la suerte de vivir una infancia en contacto permanente con el medio natural; sin embargo, no sé bien por qué, me fui alejando poco a poco hasta que, hace unos años, volvía sentir “la llamada de la naturaleza” y cada día siento que la necesito un poco más.

En medio de esta vuelta a la vida natural, en algún sitio leí sobre los beneficios de una práctica japonesa, baños de bosque (森林浴 Shinrin-yoku). Me atrajo mucho la idea y, por supuesto, lo probé.

Aunque (shinrin 森林, bosque + yoku 浴 bañarse) es un término relativamente reciente, acuñado a principios de los años 80 por la Agencia Forestal de Japón, dentro de un plan nacional para reducir el estrés en ese país, su origen es mucho más remoto, se remonta a tradiciones sintoístas y budistas que invitan a conectar con la naturaleza a través de los cinco sentidos.

Algunas personas relacionan el baño de bosque con esa práctica tan agradable y reconfortante de abrazar un árbol, pero se trata de mucho más. Un baño de bosque consiste en un paseo consciente, en grupo, de unas 2-4 horas, guiado por una persona experta, que incluye diferentes actividades y ejercicios de respiración que nos ayudan a conectar con el bosque y recibir todos sus beneficios.

Aunque en España no está permitido legalmente hablar de ello como una terapia, numerosos estudios, realizados principalmente en Japón, demuestran sus beneficios tanto físicos como psicológicos: mejora del estado de ánimo, reducción del cortisol, reducción de la presión sanguínea… Además, el inmunólogo Qing Li, de la Escuela de Medicina de Tokio, demostró que un paseo por un bosque o por un parque aumenta significativamente la concentración de células NK (natural killer) en sangre, que contribuyen a la lucha contra las infecciones y el cáncer. Según Li, las “fitoncidas” compuestos orgánicos volátiles emitidos por los árboles para protegerse a sí mismos, son las principales responsables de este efecto beneficioso sobre nuestro sistema inmunitario.

Para estos baños de bosque suelen elegirse bosques centanarios, en mi caso lo realicé en El Cornato, en el Valle de Pineta (Huesca) y fue una experiencia realmente agradable que, recomiendo totalmente.

Eso sí, recordemos siempre que vayamos al bosque algunas normas básicas:

  1. el bosque es el habitat de seres vivos, las plantas y animales que están allí agradecen el silencio,
  2. a las plantas no les gusta que las toquemos, evítalo,
  3. no arranques nada del bosque ni te lleves nada de él
  4. si decides abrazar un árbol, algo que recomiendo totalmente, acércate a él poco a poco, con respeto para que no se sienta agredido.

Por lo demás, aprovecha para dejar en el bosque todo aquello que no quieres en tu vida, él lo transformará en buena energía; pídele también la buena energía que necesites y, sobre todo, recuerda darle las gracias antes de salir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: